Precios de transferencia: nuevas directrices de la OCDE sobre transacciones financieras

    22 marzo 2020

    Precios de transferencia

    A lo largo de este último año, hemos podido comprobar que las operaciones financieras intragrupo, fundamentalmente préstamos simples, cash pools y garantías, se han convertido en el foco de atención de la Administración española y en origen de numerosas disputas fiscales tanto de ámbito nacional como internacional. En este sentido, y en línea con lo señalado en las directrices generales del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2020, en las que se establecía que las operaciones vinculadas de carácter financiero serán objeto de atención preferente, se espera un aumento significativo en las actuaciones de comprobación en materia de precios de transferencia por parte de la Administración en los próximos meses.

    En este contexto, toma especial relevancia la publicación el pasado 11 de febrero de este mismo año por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (en adelante “OCDE”) de la versión final de las Directrices de precios de transferencia relativos a las operaciones financieras. Estas nuevas Directrices, cuya vocación es dar continuidad a las Acciones 4 y 8 a 10 del proyecto BEPS (por las siglas en inglés de Base Erosion and Profit Sifting), se han preparado considerando los comentarios recibidos con relación al borrador para discusión pública sobre operaciones financieras publicado el 3 de julio de 2018.

    Esta publicación supone un hito sin precedentes al ser la primera vez que se incluirá una guía detallada sobre las operaciones financieras en las directrices de precios de transferencia de la OCDE.

    Este importante trabajo desarrolla aspectos que se revelan de gran importancia a la hora de evaluar si las condiciones acordadas en las operaciones financieras más habituales son consistentes con el principio de valor de mercado, haciendo especial referencia a las operaciones de financiación, cash pools, garantías financieras y actividades de aseguradoras cautivas, proporcionando asimismo directrices para determinar una tasa de libre de riesgo y una tasa de rendimiento ajustada al riesgo. Como consecuencia, se pone de manifiesto con este trabajo la necesidad de que los grupos multinacionales evalúen y desarrollen sus políticas intragrupo para aclarar posibles puntos de conflicto con respecto a la interpretación del esquema de financiación interno por parte de la Administración tributaria.

    Así las cosas, la guía proporciona métodos para determinar rendimientos de instrumentos y transacciones financieras que cumplan con el principio de plena competencia, y hace hincapié en la importancia de realizar un análisis preciso de las características de las operaciones, con el objetivo de determinar si la operación se ha definido con precisión o si en cambio la misma debe ser recaracterizada a efectos fiscales. Para ello, reitera la necesidad de examinar las condiciones contractuales de la operación, analizando las funciones desempeñadas, activos empleados y riesgos asumidos, las circunstancias económicas que dan contexto a la operación; y las estrategias de negocio llevadas a cabo por cada una de las partes involucradas en la transacción.

    A continuación, destacamos los aspectos más relevantes señalados por estas nuevas Directrices:

    • Operaciones de financiación:

    Estas nuevas Directrices enuncian las condiciones más relevantes a valorar para la correcta estructuración de una operación financiera entre partes vinculadas. En este sentido, insisten en la necesidad de analizar las alternativas disponibles a la operación financiera objeto de revisión y analizar, tanto los contratos de la operación, como la conducta de las partes involucradas en la misma, destacando la importancia de la capacidad crediticia del prestatario para determinar la remuneración. Finalmente, establecen distintos niveles de centralización y complejidad funcional en las actividades de tesorería.

    • Cash pools:

    Este informe somete también a análisis las operativas de cash pool y vuelve a incidir en la importancia de realizar una correcta atribución de funciones a las entidades parte del mismo, sobre todo la de la parte que actúa como líder del cash pool, y la necesidad de pactar una remuneración acorde a los correspondientes perfiles funcionales.

    • Garantías:

    Con respecto a las garantías financieras, esta guía proporciona directrices sobre cómo definir con precisión y fijar una remuneración que cumpla con el principio de valor de mercado para las garantías financieras. Establece la posibilidad de que puedan mejorar las condiciones de financiación de la entidad garantizada, e incluso aumentar su capacidad de endeudamiento, analizando tanto las garantías explícitas como las implícitas.

    • Aseguradoras cautivas:

    Es común en grupos multinacionales que se gestionen los riesgos intragrupo a través de una aseguradora cautiva. El informe facilita directrices sobre la aplicación del principio de valor de mercado en estas transacciones, proporcionando guía a la hora de definir las transacciones con precisión y enumera los indicadores que serían aplicados por una aseguradora independiente.

    En estos días de incertidumbre en los que aún estamos descubriendo y definiendo una nueva normalidad, es necesario hacer frente a los retos que se nos presentan en materia económica y fiscal, debiendo priorizar en la identificación, valoración e implementación de medidas innovadoras que permitan mitigar en la medida de lo posible estos nuevos riesgos.

    Por todo ello, contar con un esquema de financiación interno bien fundamentado que sirva para gestionar las necesidades de liquidez dentro de un grupo de empresas, puede ser el factor determinante que permita la supervivencia del grupo en estos tiempos de crisis.

     

      

    Paula Vicario Martín

    Responsable de Desarrollo de Garrido Forensic

    © Garrido Forensic 2020